Nuestro centro Divino Maestro Fundación Educativa es una institución educativa que tiene al ALUMNO como CENTRO de la educación.

Un colegio centrado en el futuro de nuestros alumnos, que usa metodologías innovadoras y activas desde Infantil hasta Secundaria. Desarrolla las inteligencias múltiples, el trabajo cooperativo en equipo, inmersión lingüística en inglés y el aprendizaje basado en proyectos.
Al mismo tiempo, fomentamos los valores de igualdad, coeducación, paridad, solidaridad, responsabilidad y empatía.

Por esta propuesta, nuestro centro ha obtenidos diferentes premios nacionales y provinciales a la calidad e innovación educativa.

Nuestras líneas metodológicas principales son:

Aprendizaje cooperativo.

El aprendizaje cooperativo es el empleo didáctico de grupos reducidos en los que los alumnos trabajan juntos para maximizar su propio aprendizaje y el de los demás. La cooperación consiste en trabajar juntos para alcanzar objetivos comunes.

Entre todas las aportaciones del aprendizaje cooperativo destacamos:

1.- Fomenta la educación inclusiva

 La estructuración cooperativa del aprendizaje en las escuelas es el medio más eficaz para combatir las actitudes discriminatorias, crear comunidades de acogida, construir una sociedad inclusiva y lograr la educación para todos.

El aprendizaje cooperativo comparte  con la filosofía de la inclusión educativa la participación efectiva e interrelación de los alumnos entre ellos respetando las diferencias y solidarizándose con ellas.

2.-  Facilita la atención a la diversidad

 Las estrategias de cooperativo favorecen el aprendizaje de todos los alumnos favoreciendo la integración de alumnos con necesidades educativas especiales. Combinar la individualización con la cooperación es lo más efectivo en la atención a la diversidad. 

3.- Mejora las relaciones interpersonales y las habilidades sociales

 Para trabajar en grupos cooperativos, los alumnos deben aumentar sus habilidades socio-emocionales, es decir, deben aprender a auto-organizarse, a escucharse entre sí, a distribuirse el trabajo, a resolver los conflictos, a asumir responsabilidades y a coordinar las tareas.

4.- Promueve valores como la responsabilidad, la solidaridad, el respeto, la empatía y la interdependencia positiva donde todos dependen de todos y se hacen responsables no solo de su aprendizaje sino también del aprendizaje de los demás (responsabilidad compartida).

5.- Aumenta la autoestima de los alumnos. 

 El aprendizaje cooperativo es un proceso en equipo en el cual los miembros del grupo tienen que apoyarse y confiar unos en otros para alcanzar una meta propuesta. Es esa confianza que se deposita en cada miembro del grupo el que favorece la autoestima y la motivación por aprender.

6.- Mejora el aprendizaje dialógico, es decir, el razonamiento y el pensamiento crítico a través del uso del diálogo.

7.- Refuerza la autonomía. 

 Definida como la habilidad de hacerse cargo del aprendizaje de uno mismo haciendo referencia a tres componentes que el alumno debe elegir: 

  1. Qué, cómo y por qué aprender
  2. Llevar a cabo un plan de trabajo 
  3. Evaluar el resultado del aprendizaje

8.- Desarrolla la capacidad autocrítica y la reflexión de los estudiantes.

Los alumnos deben reflexionar sobre su trabajo individual y de grupo; qué aspectos deben mantener porque mejora su aprendizaje, su relación con los compañeros… y qué aspectos deben mejorar o cambiar. La autoevaluación y coevaluación facilita la reflexión y desarrolla el sentido crítico.