RECORDANDO A MADRE SOLEDAD

Un año más, la Comunidad Educativa del Colegio nos hemos reunido para
recordar a Madre Soledad, fundadora de nuestros colegios.
Aunque en esta ocasión lo hemos hecho de una manera especial porque hoy hace cincuenta años de su partida al cielo.
Todo es un don del Señor. Es su Espíritu quien inspira a las Religiosas del Divino Maestro, siempre dispuestas a servir la verdad. Es el amor a Dios y la fe incondicional de unas hermanas las que hicieron posible que hoy estemos aquí.
Seguro que Madre Soledad nos mira con cariño y nos dice “Id y enseñad”.
Su vida y su obra siguen presente con nosotros. Con paz y alegría miramos el futuro de este Colegio que desde el primer momento hacemos realidad el Mandato de Jesús Maestro.
Gracias Señor, gracias es la única palabra que nace de cada uno de los corazones de todos los que hoy nos hemos reunido aquí, en torno a ti.
Quisiéramos tener también junto a nosotros a todos aquellos que ya nos han dejado y que en algún momento de su historia han vivido y compartido, en este Colegio, la misión de educar o la aventura de formarse en él.
De la mano de nuestra Madre Soledad, que contempla y bendice desde el cielo esta obra, la hemos recordado de diferentes formas.
Educación Infantil en la capilla del Colegio con sus maestras, 1º, 2º y 3º de primaria, también han tenido una celebración en la capilla. El

resto de alumnado junto a sus profesores, Religiosas, padres y personal de servicios han recordado a nuestra Madre en la Parroquia del barrio, “El Salvador”, con una Eucaristía preparada con mucho cariño por todos los alumnos del Centro y presidida por nuestro Párroco, Don Antonio.